Tabaco y mujer: Una nociva costumbre para el organismo

Dejar de Fumar es Facil • Diciembre 16, 2014 • Sin Comentarios

Hoy, nadie puede dejar de reconocer los numerosos efectos dañinos que tiene este hábito tan extendido a nivel mundial, y que en las últimas décadas ha incrementado el número de mujeres que lo utiliza.

Fumar es un mal hábito, que se inicia en los niños y niñas entre los 12 y 14 años, y a veces incluso antes, simplemente por la imitación. Muchas veces los niños fuman en grupos escondidos, simplemente por curiosidad, o por imitar esta costumbre de los adultos. Lo que para ellos puede significar o dar señales de ser “osados” o “estar pasando falsamente a la adultez”, al adquirir costumbres de adultos.

Por ello es importante que conozcan los reales daños que provoca el tabaco a nuestro organismo, información que por lo demás debieran manejar los colegios para educar al respecto.

El cigarrillo se fabrica con el tabaco obtenido de una planta llamada Nicotiana Tabacum, que es originaria de América. Tal como sugiere su nombre, contiene Nicotina, que es un alcaloide responsable de la adicción a este producto. Las concentraciones de Nicotina en esta planta son tan importantes, que llegan a constituir entre el 5 a 6% del peso total de ella.

tabaco y mujer

tabaco y mujer

Para hacernos una idea de lo dañino que puede ser la nicotina, hay que recordar que es considerada un veneno. Lo contienen incluso algunos pesticidas utilizados para fumigar plantas. Los cigarrillos contienen una cantidad aproximada de 2 mg de nicotina, la cual ingresa a través de las vías respiratorias en cantidades estimadas alrededor de 0,8 mg. Sin embargo, esta se incorpora también a través de la piel y mucosas, especialmente a través de la boca. Incluso es capaz de llegar al cerebro, al traspasar la barrera hemato-encefálica, cuya misión es resguardar las estructuras nobles neuronales de sustancias nocivas y que en este caso no es exitosa en frenar estos elementos.

Pero, ¿a qué se debe que la nicotina produzca adicción?… Según explica el gineco-obstetra Paolo Ricci, se debe a un efecto de liberación de neurotransmisores de tipo Dopamina, los cuales se involucran a través de diferentes y complejos mecanismos, en efectos antidepresivos. Es decir, al igual que otras drogas, a un efecto falso de bienestar.

“Por otro lado, hay que considerar los efectos psicológicos del hábito de fumar. El cigarro podemos considerarlo como un vicio social y “sociabilizador”, ya que es frecuente utilizarlo en reuniones o mientras se conversa con otras personas. Constituyéndose el cigarrillo como algo que une a algunos, y que permite mantenerlo entre las manos, como apoyo mientras se desarrolla la interacción con otros. Y que por otro lado, le va a proporcionar un falso “bienestar” a quien lo utiliza y desarrolla adicción”, señala el profesional.

Hoy es la mujer la que mayoritariamente fuma

Hoy, nadie puede dejar de reconocer los numerosos efectos dañinos que tiene este hábito tan extendido a nivel mundial, y que en las últimas décadas ha incrementado el número de mujeres que lo utiliza. Parecía interesante para toda la industria conquistar este género, después de la apertura en considerar una igualdad en todos los aspectos entre hombres y mujeres. No fue la excepción el tabaco, que en las últimas décadas conquistó más fuertemente a la mujer.

“En nuestro medio es muy frecuente observar un gran número de mujeres con este hábito en los sectores habilitados en locales de diversión y restaurantes. Sin embargo, a nivel mundial, la OMS (organización Mundial de la Salud), aún informa que mayoritariamente son hombres los que fuman tabaco (aproximadamente 47% de los hombres versus 11% de las mujeres) Sin embargo en países como Suecia, el tabaco es más utilizado en mujeres que hombres (24% versus 22%)”, asegura.

El facultativo agrega que aparte de la nicotina hay otros componentes dañinos en el cigarro. “El humo inhalado del cigarro incorpora una serie de elementos muy dañinos para el organismo. Si bien uno de los principales es la nicotina, constituyéndose como un “veneno” responsable en gran parte de la adicción, existen más de 2 mil componentes dañinos para el organismo, que son incorporados a través del hábito de fumar o inhalar el humo del cigarrillo”, aclara.

Agrega que otro elemento importante es el simple alquitrán, que es utilizado para evitar que el cigarro se apague mientras se fuma, el cual está compuesto por sustancias tan dañinas como el cianuro y amoníaco.

“Por otro lado, si pensamos que el sólo inhalar humo, como producto de una combustión, significa incorporar monóxido de carbono. Hay que recordar que este producto tiene una alta adhesión a los glóbulos rojos de nuestra sangre. Estos glóbulos en forma normal, tienen la tarea de tomar el oxígeno que incorporamos a través de nuestras vías respiratorias, para transportarlo y dejarlo en las diferentes estructuras y órganos de nuestro cuerpo que lo requieran. Sin embargo, lamentablemente si le presentamos una molécula de monóxido de carbono y una de oxígeno, tomará preferentemente la de monóxido. Por otro lado, esta unión es mucho más permanente e incluso a veces irreversible, inhabilitando a este glóbulo, para ejercer la principal función de oxigenación de nuestro cuerpo”, advierte.

El profesional es enfático en señalar que el tabaquismo es en estos momentos un problema de salud pública. “Desde el momento que una sustancia de consumo produce enfermedad y adicción, se debe considerar como tal. En el caso del tabaquismo se trata de una sustancia que genera enfermedad, y por ello, gastos importantes en salud para los diferentes estamentos públicos y privados, además de mermar -por el solo hecho de causar enfermedad-, el correcto desarrollo de la potencial actividad que genera un individuo. Bajo los conceptos anteriores, es fácil comprender porqué a pesar de ser comercializado en todo el mundo, se realizan ciertas restricciones. Tal como ocurre con nuestra ley vigente, en que por ejemplo se debe exigir que sea vendido sólo a adultos que estén consientes de lo que les puede ocasionar este hábito que además es adictivo. De ahí que el Ministerio de Salud exige que en gran parte de las cajetillas deba advertirse de los riesgos”, concluye.

Dr. Paolo Ricci
Departamento de Obstetricia y Ginecología
Clínica Las Condes.
Email: pricci@clc.cl
Fonos: 210 4610 – 610 4610 – 610 8000

Fuente: SoloMujer.cl

Categories Actualidad Salud

About Author

Dejar de Fumar es Facil

You May Also Like