Las 7 trampas de nuestro pensamiento

Dejar de Fumar es Facil • Octubre 22, 2013 • Sin Comentarios

Continuando con la idea del artículo anterior, sobre lo exacerbado que se encuentra la función del pensar en nuestra cultura y sus molestas consecuencias para nuestra vida, comentarles que existen ciertos patrones automáticos o tipos de estos pensamientos molestos, que derivarán en emociones aflictivas y trastornos emocionales como depresión, fobias, estrés o adicciones entre muchos otros.

 Se les conoce como trampas del pensamiento. A continuación una lista y breve descripción de ellos:

1- Pensamiento dicotómico

Consiste en ver los sucesos de nuestra vida en términos de bueno o malo; o me gusta o no me gusta. Piensen en el universo, los agujeros negros que devoran galaxias completas, los volcanes que hacen erupción, los tornados o terremotos, los accidentes y las enfermedades. No son sucesos “malvados”, sino adversidades: situaciones muchas veces difíciles y con consecuencias negativas para los seres vivos y que escapan a nuestro control. Estás cosas simplemente pasan y son parte de lo humano.
Ejemplo: “fumar es malo”, “beber y conducir es malo”.

 

Lo cierto es que estas acciones pueden traer consecuencias negativas para nosotros o los demás. El considerarlo desde esta perspectiva nos impedirá ver la situación completa y generará sólo culpa, frustración o temor, muchas veces reaccionando (o sobre – reaccionando) desde la emoción y dejando de lado lo que tenemos que hacer desde la conciencia.

2- Catastrofizar

Ante un evento negativo relativamente pequeño, imaginamos una gran variedad de desastres y problemas como consecuencias de éste.
Ejemplo: “me saqué una mala nota en el examen, soy un pésimo estudiante”, “volví a fumar tras tres semanas de no hacerlo, no tengo fuerza de voluntad”.

En la vida las cosas se construyen paso a paso, y nada garantiza el éxito el cien por ciento de las veces, la gracia está en que siempre tenemos una nueva oportunidad para volver a intentarlo, pues la vida no termina acá. La adversidad es parte de la vida, y el fracaso y el éxito siempre son dos posibilidades, y los resultados de nuestras acciones por lo general se encuentran en medio de ambos. Tenemos permiso para equivocarnos, pues de aquí nace el verdadero aprendizaje.

3- Adivinar el futuro

Tendemos a predecir las consecuencias de nuestras acciones, por lo general con un tono de  pesimismo y sin contar con la información necesaria que confirme lo que creemos.
Ejemplo: “mejor no dejo el cigarrillo, es muy difícil”, “mejor no le habló, me va a decir que no”.

Muchas veces, cuando no manejamos nuestra concentración, nuestro pensamiento nos inventa toda clase de excusas o razones, para no hacer lo que realmente queremos, y se vale de argumentos que despiertan en nosotros emociones aflictivas (temor, rabia, tristeza, pereza) para que no lo hagamos, por la sencilla razón de que es más cómodo seguir como estamos. Ante esto, es útil ver los argumentos a favor y en contra de lo que pensamos, lo que develará muchas veces, que lo que creímos en primera instancia, no se sustenta por si solo.

4 – Sobre – generalizar

Consideramos como globales y generalizables, las conclusiones relativas a uno o más eventos particulares (siempre, nunca, las personas, mi amigo, el mundo), aun cuando los acontecimientos digan otra cosa.
Ejemplo: “ella / él me rechazo, no tengo suerte en el amor”, “ninguno de mis amigos ha conseguido dejar el cigarrillo, mejor no lo intento, es muy difícil”.

Decir que no volverá a fumar nunca más, es como decir que no volverá a comer una manzana nunca más, suena absurdo. El tema es alejarse de un vicio o hábito que es dañino y que su realización escapa a su voluntad, a no utilizar esto como una evasión a otros temas o conflictos y considerando siempre el cuadro completo.

5-  “Visión de túnel” o “filtro”

Sería un error en el modo en que procesamos la información, en el cual sólo reconocemos la información que se ajusta a nuestras creencias e ignoramos aquella que no, aunque sea verdadera.
Ejemplo: “para que voy a dejar de fumar, de algo hay que morirse”, “a mi no me va a pasar nada, soy deportista”.

 Muchas veces nuestra arrogancia, nos aleja de lo que buscamos o necesitamos. Es cierto que el cigarrillo no lo matará hoy o mañana, pues no produce una muerte instantánea, sino una larga y dolorosa, en que su vida se verá deteriorada en muchos aspectos y no podrá disfrutar de cosas que antes podía, por la pérdida de su salud física. Lamentablemente, a veces los seres humanos valoramos las cosas cuando ya no las tenemos.

6 – Maximizar y minimizar

Consiste en agrandar lo negativo, y minimizar las cosas positivas.
Ejemplo: “Llevo un mes sin fumar, retomé el ejercicio, pero ayer me fumé un “cigarrito”, me la ganó, sabía que no podía.”

 Si bien, es cierto que no mantuvo su promesa, lo cierto es que hizo muchas cosas que han mejorado su vida. Poco a poco se avanza, y en este caso la idea es que, sumando y restando, el resultado siempre sea positivo.

7- Perfeccionismo

Entrometemos lo que quisiéramos que fuera, lo que idealizamos en nuestra mente, frustrándonos cuando no se cumplen nuestras expectativas y evitando que apreciemos las cosas tal cual son por naturaleza: perfectas.
Ejemplo: “Es un día muy lindo, y tu compañía bastante grata, pero si tan sólo hubieras llegado a la hora”, “es cierto que he disminuido mi consumo de cigarrillos, mas este programa no debe servir pues se supone que debería no hacerlo nunca más”.

 Es valioso querer hacer las cosas bien y exigirnos cada día más, lo cierto es que cuando esto nos trae consigo sufrimiento o preocupación, no estamos disfrutando de los procesos para alcanzar lo que queremos o de la vida y no nos estamos permitiendo aprender y crecer. Las cosas no son como las dibujamos en nuestra mente, por más que planeemos todos los detalles, la existencia siempre nos sorprenderá con algo nuevo.

Todos caemos en una o más de estás trampas, sólo trabajando nuestra concentración y mirando las cosas tal cual son, es que iremos ganando control sobre nuestras vidas. Lo valioso es poder observar sin prejuicios, lo que nos ocurre, con todos sus detalles, para poder actuar desde la neutralidad y tomar decisiones más acertadas.

Daniel Varas Sepúlveda.
Psicólogo.
Fundador centro de concentración y sanación con plantas medicinales “Ojo de Luna”.
Dirección consulta:
Antonio Varas 175, of. 309,  Providencia.
Teléfono: (022) 365 0019  / 9 – 7794944
Correo electrónico: davaras@uc.cl

Categories Psicología Salud

About Author

Dejar de Fumar es Facil

You May Also Like