Los cigarrillos electrónicos no tienen efecto adverso sobre la función cardiaca

Dejar de Fumar es Facil • Abril 04, 2013 • Sin Comentarios

(Artículo original en inglés, heartwire; 25 ago. 2012) Munich, Alemania. En el primer estudio en analizar los efectos de fumar cigarrillos electrónicos sobre el corazón se ha demostrado que al parecer no tienen ningún efecto adverso agudo sobre la función cardiaca [1].

«Puedo afirmar que los cigarrillos electrónicos no son un hábito saludable, pero son una alternativa más inocua que los cigarrillos de tabaco», dijo el Dr. Konstantinos Farsalinos (Centro de Cirugía Cardiaca Onassis, Kallithea, Grecia) en una conferencia de prensa aquí en el Congreso de 2012 de la Sociedad Europea de Cardiología. «Los seres humanos están hechos para inhalar aire limpio, por lo que creo que cualquier otra cosa que se inhale no es sano; no puedo afirmar que esto sea absolutamente saludable. El cigarrillo electrónico es un producto para reducir el daño por el tabaco y que se comercializa como una alternativa al tabaquismo; no se comercializan para el no fumador que comienza a utilizar este dispositivo».

Sin embargo, reconoce que la investigación ¯en la que se compararon los efectos de los cigarrillos electrónicos sobre el corazón con los de los cigarrillos de tabaco, en menos de 50 personas¯ es preliminar y se necesita mucho más estudio sobre este fenómeno relativamente nuevo. Este es apenas el segundo estudio que se haya realizado para analizar los efectos clínicos de los cigarrillos electrónicos.; el primero, en el que se informó sobre la función pulmonar, no mostró ningún efecto adverso de los cigarrillos electrónicos a corto plazo [2], señaló.

El cigarrillo electrónico: ningún efecto sobre la función cardiaca, pero un leve aumento de la TA diastólica.

Farsalinos explicó que el dispositivo electrónico de administración de nicotina, más conocido como cigarrillo electrónico, se ha comercializado durante varios años; fue inventado en 2003 por un farmacéutico chino y en la actualidad es utilizado por millones de personas en todo el mundo como una alternativa al tabaquismo. Sin embargo, los dispositivos no están reglamentados y la Organización Mundial de la Salud ha pedido estudios clínicos sobre sus efectos en la salud humana.

Los cigarrillos electrónicos constan de una batería, un cartucho que contiene líquido y un elemento térmico que calienta y evapora el líquido. Este líquido suele contener glicerol, propilenglicol, saborizantes y nicotina y casi todos los análisis de laboratorio han demostrado que no contiene carcinógenos y que es menos tóxico que los cigarrillos habituales, señaló.

En este estudio a pequeña escala, Farsalinos y sus colaboradores midieron la función miocárdica utilizando ecocardiografía antes y después de fumar un cigarrillo de tabaco en 20 fumadores jóvenes consuetudinarios de 25 a 45 años de edad así como antes y después del uso de un cigarrillo electrónico durante siete minutos en 22 usuarios de estos dispositivos experimentados que tenían una edad similar. Los cigarrillos electrónicos utilizados contenían 11 mg de nicotina/ml (Nobacco, USA Mix) en el líquido, una cantidad «moderada», dijo Farsalinos, quien explicó que el líquido en estos dispositivos puede contener hasta 23 mg/ml de nicotina.

Los investigadores también determinaron las cifras de tensión arterial y frecuencia cardiaca.

El fumar un cigarrillo de tabaco condujo a una alteración aguda importante de cuatro variables de la función del ventrículo izquierdo, pero los cigarrillos electrónicos no tuvieron efectos adversos agudos. El fumar cigarrillos de tabaco también originó elevaciones importantes de la tensión arterial y la frecuencia cardiaca (+8% en la TA sistólica, +6% en la TA diastólica y un aumento de 10% en la frecuencia cardiaca) en comparación con una sola elevación de casi el 4% en la TA diastólica en los usuarios de cigarrillos electrónicos.

Los posibles mecanismos que explican las diferencias son el hecho de que no ocurre ninguna combustión en el cigarrillo electrónico y por tanto las sustancias químicas generadas y absorbidas del mismo son menos tóxicas, al igual que el hecho de que posiblemente se absorba menos nicotina de los cigarrillos electrónicos que de los de tabaco, dijo Farsalinos.

 

Los cigarrillos electrónicos permiten tratar la adicción química y conductual.

Farsalinos dice que los cigarrillos electrónicos abordan los dos aspectos de la adicción de un fumador: la avidez química por la nicotina, que tiene efectos conocidos sobre el cerebro, «y la adicción psicológica/conductual que se deriva de tener un objeto en la mano, encenderlo, ver el humo e inhalarlo y exhalarlo». Se ha demostrado en la bibliografía que esto último es una motivación similar a la de la adicción a la nicotina para las personas que fuman, señaló.

Por consiguiente, los cigarrillos electrónicos podrían ayudar a los fumadores a dejar de fumar y estudios preliminares indican que este es el caso, afirmó. «Sin embargo, las compañías que los fabrican han evitado afirmar esto pues no quieren que sean reglamentados como dispositivos médicos».

Categories Actualidad Salud

About Author

Dejar de Fumar es Facil

You May Also Like