Con hipnosis tratan a pacientes que quieren dejar de fumar

Dejar de Fumar es Facil • Abril 04, 2013 • Sin Comentarios

El Programa Aire Pleno de Clínica Arauco Salud realiza este innovador sistema. En sólo una sesión y siguiendo atentamente las indicaciones del especialista, los fumadores consiguen dejar este dañino hábito para la salud.

Tener una buena respiración es fundamental para llevar una buena calidad de vida. Es por esto que Clínica Arauco Salud implementó el Programa Aire Pleno, que intenta erradicar males como el tabaquismo, la apnea del sueño y molestos ronquidos.

Para quienes fuman, el Programa Aire Pleno cuenta con un tratamiento que se realiza a través de hipnosis, en el cual el paciente es sometido a un trance que lo lleva a buscar las causas que lo hacen fumar y abandonar este hábito.

El neurólogo de Clínica Arauco Salud y director del programa, doctor Roberto Arellano, explica que “la hipnosis es un proceso que comienza en el momento en que el paciente entra a la consulta del hipnoterapeuta y termina cuando sale de la consulta. Sin embargo, el proceso hipnótico puede continuar en el paciente, dadas las sugerencias que se han hecho durante la sesión“.

Hay veces, sin embargo, en que los potenciales pacientes no se atreven a someterse a esta técnica, pues creen en el mito de que perderán la voluntad y el hipnotizador podrá hacer lo que quiera con ellos. Al respecto, el doctor Arellano afirma que no hay que confundir la hipnosis “del espectáculo” y la clínica.

“La hipnosis de espectáculos es aquellanen la que la persona aparentemente pierde su voluntad y hace lo que el hipnotizador quiere que haga. La hipnosis clínica, en cambio, se salta el juicio crítico del paciente, aprovechando la conciencia y su control”, describe.

Agrega que “lo bueno de la hipnosis es que produce un trance en la persona, de tal modo que ya no se enjuicia a si misma ni enjuicia las palabras del hipnoterapeuta que estarán enfocadas a la solución del problema. Y si pasara que el hipnoterapeuta contrariara la voluntad de la persona, descontinuaría inmediatamente la hipnosis y la persona despertaría de este trance diciéndole al hipnotizador que eso no es lo que vino a buscar”.

Entre las ventajas de este tratamiento para dejar de fumar destaca que es rápido y que presenta pocas contraindicaciones, tales como no escuchar bien o sufrir alguna enfermedad siquiátrica, pues se podría desencadenar un brote sicótico por dejar de percibir la droga o pacientes siquiátricos no compensados.

Pasos para ser hipnotizado

1. Entrevista: El primer paso de este proceso comienza cuando se saluda al paciente. “En la primera interacción se empatiza con el problema del paciente y se reconoce cómo se expresa, qué lenguaje usa y qué palabras son para esa persona importantes”. El doctor Arellano explica que todo esto tiene como objetivo ver los conceptos que enmarcan los juicios del paciente.“Sus palabras son tomadas por el hipnoterapeuta para enfocarlas de otra forma, mejor encaminadas”. En este momento, dice, ya comenzó la hipnosis, aunque el paciente aún no se de cuenta.

2. Relajación: Luego de la entrevista, el hipnoterapeuta ocupará diferentes técnicas de relajación con el paciente. Se debe conocer sus fobias, pues si –por ejemplo– una persona le tiene miedo al agua, no podrá ocuparse ese elemento como un inductor al relajo, pues sólo le generaría estrés. Este proceso dura entre 5 y 10 minutos.“Con la relajación la persona ya ha profundizado su trance y se puede provocar la división donde una parte de la persona va a estar con el hipnoterapeuta y la otra va a poder desplazarse en el tiempo. Tanto en el futuro como en el pasado. Eso es la disociación”, explica el doctor Arellano.

3. Disociación: El especialista detalla que “en esta parte del proceso se produce la división. Ahí cambia el marco de referencia del paciente. Provocas el cambio, diciéndole que se imagine o recuerde un hecho y cómo le gustaría recordarlo, no como pasó”. Esto, señala, porque fumar es un sólo conflicto, pero en cada persona se produce en un tiempo distinto. “Si esa persona llega a sus circunstancias y se ve en ellas, es ahí cuando deja de fumar”, acota. Una vez que se ha cambiado el marco de referencia del paciente, “se le somete a diferentes situaciones en el futuro, donde el paciente podría fumar. La idea es que vea cómo se va a comportar o a sentir siendo un no fumador y cuál va a ser la reacción que a él le gustaría tener cuando sea un no fumador. Eso es muy importante porque hay ex fumadores que rechazan el cigarro. Aquí no se pretende que rechacen el cigarro, sino que el cigarro le sea indiferente”. “Además, se somete al paciente dentro de la hipnosis a un período de abandono forzado del cigarro desde el punto de vista sicológico, sometiéndolo a situaciones en las cuales el cigarro da asco y produce náuseas”, precisa el especialista.

4. Salir del trance: Una vez realizado este trabajo se comienza a salir lentamente del trance. “Después se conversa sobre qué va a hacer el paciente en el futuro, cuáles van a ser sus técnicas para evitar el cigarrillo y se le entrega un material para que el propio paciente continúe efectuándose una autohipnosis”, indica el especialista de Clínica Arauco Salud.

5. Autohipnosis: Aunque el tratamiento contempla una sola sesión, el doctor Arellano explica que el paciente debe seguir un proceso de autohipnosis durante 21 días. Para esto se le entrega un material, principalmente audiovisual, para que pueda hacerlo en su casa.“En el Programa Aire Pleno tenemos una garantía que consiste en que si el paciente quiere, puede volver a un reforzamiento, de manera gratuita, siempre y cuando no haya fumado. Si lo hace significa que no cumplió el 100% las indicaciones que se le dieron”, plantea. Y agrega:

“Después de esos 21 días, el paciente ya está convencido, empoderado y dueño de la situación”. Hay que tener en cuenta que existen dos peak donde el paciente corre el peligro de volver a fumar. Uno ocurre a los pocos días de la hipnosis, cuando está con los síntomas físicos de dejar la adicción, que son complicados debido a que son de ansiedad. Pasado eso se reduce en 90% las ganas de fumar. Sin embargo, explica el neurólogo, los síntomas físicos son mucho menores a los que podría sentir sin este tratamiento de hipnosis.

Un segundo peligro de volver al tabaquismo sucede unos dos años después de realizado el tratamiento. “La persona lleva sin fumar un par de años y se siente dueña de su control, pero viene alguien y le ofrece un cigarro. Ese paciente acepta, pensando en que está sanado de la adicción, y que un cigarro no le hará nada. Ese es el comienzo del descalabro. Hay que tratar el cigarro como cualquier adicción. Se deja y nunca más”, indica.

Categories Psicología Salud

About Author

Dejar de Fumar es Facil

You May Also Like

No Comments